A la silla la Reina

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

Portada
JUAN J. ROSA SÁNCHEZ

León para Jerez

Juan Rosa Sanchez Jerez.jpg


A LA SILLA LA REINA



Era una especie de premio que se le daba a quien acertaba una adivinanza, resolvía un problema o ganaba un juego. Consistía en transportar entre dos, convenientemente entrelazados sus brazos, a un tercero. El asiento se formaba así: se ponían dos personas de frente, cogiéndose cada una su muñeca izquierda con la mano derecha; y con la izquierda que les había quedado libre se enganchaban a la muñeca derecha del compañero y ya estaba fabricado el asiento. El premiado se montaba en la “silla” y, por seguridad, se sujetaba en los hombros de los transportadores. El paseo se acompañaba de esta retahíla u otra:

A la silla la reina

que nunca se peina,

que si se peinaría (peinara)

piojos no criaría (criara).




Jerez 16.jpg
Herramientas personales
Ver para creer