Angel Mayo

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

height=60px Volver a Portada
Volver a Ilustres en Jerez

ANGEL MAYO


Destacamos JerezSiempre.gif Destacamos
No olvide visitar
Avenida Ingeniero Angel Mayo

Angel Mayo

Fuente: Entorno a Jerez

Angel Mayo 0318.jpg

El encargo de estudiar el aprovechamiento de las aguas de los ríos Guadalete y Majaceite, del manantial de Tempul o de cualquier otro situado en las cuencas de esos ríos, se encomendó a Ángel Mayo, un ingeniero tenido en gran estima por su fama de sabio, modesto y concienzudo, aunque no faltaron propuestas de otros ingenieros ingleses para hacer el proyecto, que, como recogían los estatutos, iban a ser sufragados por el Ayuntamiento.

El 5 de junio de 1863 se aprobó la ejecución de las obras con arreglo al proyecto del ingeniero Ángel Mayo. La memoria, además de los resultados de los trabajos de mediciones, aforos y análisis de los distintos puntos de abastecimientos posibles, contenía tres proyectos correspondientes al río Majaceite en la angostura de Arcos, al Guadalete en la inmediación del puente de la Cartuja y al manantial de Tempul. La elección recayó en éste último porque sus aguas llegaban por gravedad a la población, eran buenas y con una temperatura constante que las hacía frescas en verano y agradables en invierno.

Las obras se empezaron en mayo de 1864, justo cuando llegan a Jerez los primeros indicios de una crisis económica internacional que provocó la paralización de las obras. La Sociedad no disponía de dinero para continuar los trabajos porque la quiebra bancaria dejó sin fondos a las casas de crédito de Jerez. Pero gracias a la colaboración del diputado en Madrid, Manuel Mayo, hermano de nuestro ingeniero, se pudieron solventar las transacciones comerciales y continuar el proyecto.

Para ejecutar aquellas obras hubo que dividirlas en trece partes, con un trayecto total de 46 kilómetros de longitud. El acueducto arrancaba de la casa de toma y salía en zanja camino de Jerez por el sifón del Albadalejo, atravesando las viñas de la Canaleja y entrando en la ciudad bajo el viaducto del ferrocarril, por las calles Medina, Larga y Porvera, hasta subir a la ermita del Calvario en las viñas de Picadueña, donde se construyeron los depósitos.

La ciudad contrajo una importante deuda de gratitud con Ángel Mayo, aquel ingeniero que también intervino en el proyecto de la primera línea de ferrocarril de Andalucía de Jerez al Trocadero. No es de extrañar por ello que se sintiera con gran pesar la noticia de su muerte, el 24 de Agosto de 1884, tras las graves heridas sufridas en un accidente ferroviario en las proximidades de Astorga, cuando contaba con 57 años de edad. Su periplo por nuestras tierras “en busca del agua”, y los frutos de sus proyectos y de su riguroso trabajo, serán siempre recordados.


Choque de trenes.jpg


Almohade 00.jpg