Jerez Siempre

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

height=60px Volver a Portada
Volver a Recuerdos
Volver a AC Historica Jerezana

JEREZ SIEMPRE

Joaquín Naranjo Guerrero
Jerez 28 de Noviembre 2010
J Naranjo.jpg



“JEREZ SIEMPRE ”



Joaquin Naranjo Historiador.jpg

Yo me he considerado siempre jerezano y además, jerezanista.

Debido a mí longeva edad, he tenido la oportunidad de conocer el proceso evolutivo de nuestra hoy hermosa ciudad, la que en honor de la verdad, es conocida y comentada por sus diversos atractivos, en nuestro país y en el mundo. Todas estas conquistas conseguidas y debidas a los ilustres jerezanos que en este reciente pasado han laborado para que así sea, son sin dudas elogiables. Así como todos los historiadores que a lo largo de los siglos, se han venido ocupando del intenso devenir de nuestra ínclita ciudad.

Nuestro Jerez, cuyo emplazamiento actual es de origen árabe, tuvo épocas muy florecientes y llegó a ser catalogada como una ciudad opulenta; hasta tanto no llego el período de la reconquista, y la llegada de los Reyes Católicos, que hicieron desaparecer todas las costumbres y modismos de aquella pasada civilización que nos invadieran en el año 711 de nuestra era.

Desde aquella lejana época se operó una deplorable paralización y abandono, presentando nuestra histórica ciudad un aspecto muy lamentable.

El historiador jerezano Ramón Clavijo en su libro “Jerez y los viajeros del siglo XIX”, nos relata con un acertado criterio lo siguiente: “los caminos que daban acceso nuestra ciudad eran tan pésimos que en ciertas ocasiones del año se hacían inviables, no solo por el pavimento que eran auténticos carriles de tierra, sino por su espesa maleza que los conductores de vehículos tenían que cortar si querían entra en nuestra ciudad. Todas estas anomalías nos las relatan con cierto gracejo los viajeros románticos que en el siglo XIX nos visitaron como fueron: el grabador francés T Gautier que nos dejó una buena colección de interesantes dibujos costumbristas de aquella lejana época y, los ilustrados románticos Richard Ford, David Roberts, Latour, Antonio Ponz y otros más, que nos dejaron sus acertadas impresiones: lamentables en la mayoría de los casos. R.Ford nos comenta: “Jerez es una cuidad mora mal construida y mal desaguada.” El vicecónsul británico en la ciudad en 1834 Jorge W. Suter, nos explica: “El pueblo es grande y destartalado…ninguna calle tiene alcantarillado ni alumbrado. De noche no es fácil trasladarse de un sitio a otro debido a la falta de alumbrado, y se hace preciso, en estas ocasiones, que un criado se adelante alumbrado el camino con una antorcha en la mano y en la otra, un garrote para protegerse de posibles atracos”

Con respecto al alojamiento de los posibles viajeros, existían varias posadas muy mal equipadas, en las que había que dormir en el suelo y junto a las cuadras de los animales. Para comer había que hacerlo en una sucia mesa de madera, donde el posadero al ponerte los servicios, se sacaba de los bolcillos las cucharas y tenedores de madera, liados con colas de cigarrillos.

Todas estas series de incongruencias, se produjeron y eran evidentes hasta la llegada al poder del General D. Miguel Primo de Rivera, jefe del gobierno y del directorio militar con el rey Alfonso XIII el que, ante la lamentable imagen que presentaba nuestra ínclita ciudad, ordenó que se pavimentaran y alcantarillaran todas las calle de Jerez; lo que hizo cambiar radicalmente la imagen tan denigrante, que hasta entonces presentaban.

Pero curiosamente el detonante para que se produjera esta impresionante metamorfosis, tuvo su origen el año 1925 cuando la coronación de La Virgen del Carmen. Con este destacado acontecimiento nuestra ciudad fue sede y corte de España durante los tres días que duro este destacado evento. Todo el séquito que acompañaba a sus majestades, el rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia, cuyo itinerario transcurrió por las calles más principales y con aquel aspecto ya comentado. Al parecer, nuestra ciudad despertó de aquel profundo letargo, dejando a un lado aquella apatía impuesta duran largos años. No olvidemos, por muchas historias que nos quieran contar, que Jerez fue la ciudad administrativa de la “Cora” (o capital de provincia) cundo la dominación árabe.


JOAQUIN NARANJO GUERRERO

Jerez 28 – 9 - 2010


Jerez 33.jpg