Juan Rufo

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

Volver a Portada
Volver a Jerezanos
JUAN J. ROSA SÁNCHEZ

León para Jerez

Juan Rosa Sanchez Jerez.jpg




JUEGOS INFANTILES EN EL S. XVI: Fragmento de la carta que Juan Rufo escribió a su hijo siendo muy niño



[…]

“Darte he besos verdaderos

y, transformándome en ti,

parecerán bien en mí

los ejercicios primeros:

trompos, cañas, morterillos

saltar, brincar y correr,

y jugar al esconder,

cazar avispas y grillos;

andar a la coxcojita

con diferencia de trotes

y tirar lisos virotes

con arco y cuerda de guita.

Chifle en hueso de albaricoque;

pelota blanca y liviana

y tirar por cerbatana

garbanzo, china y bodoque.

Hacer de la haba verde

capilludos frailecillos,

y de las guindas zarcillos,

joyas en que no se pierde.

Zampoñas del alcacel

y de cogollos de cañas

reclamos, que a las arañas

sacan a muerte cruel.

Romper una amapola,

hoja por hoja, en la frente,

y escuchar a quien nos cuente

Las consejas de Bartola.

[…].

Columpio en que nos mezcamos,

colchones en que trepemos,

nueces para que juguemos,

y algunas que comamos.

[…]



Juan Rufo nació en la calle del Tinte de Córdoba, para Wikipedia en 1547 (Wikipedia, 22-5-2017) y para otros en 1574 (Biblioteca Nacional, Biblioteca Digital Hispánica, 22-5-2017). En lo que sí parece que están de acuerdo los unos y los otros es en que falleció en 1620 por lo tanto se murió con 73 o con 46 años. Su verdadero nombre, parece ser, que era Juan Gutiérrez Rofos o Juan Rofos Gutiérrez y él lo cambió por Juan Rufo (modificación del Rofos de su padre). Pero antes de ser Juan Rufo se “bautizó” como Juan Gutiérrez de Córdoba, seguramente por emular y recordar al también cordobés Fernández de Córdoba. Durante su más o menos dilatada vida publicó las obras siguientes: Las seyscientas apotegmas (1596), obra en verso en la que recoge no 600, sino 708 apotegmas del que se ha tomado el fragmento reproducido más arriba en la que cita juegos infantiles que se practicaban en el siglo XVI; Poesías varias (entre 1601 y 1700); La Austriada (1586) poema épico que canta las hazañas de don Juan de Austria; Romance de los Comendadores (entre 1701 y 1800) y Tratados varios.

En http://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/rufo.htm, se pueden leer: “Juan Gutiérrez Rufo, Córdoba, c. 1547- id., c. 1620) Escritor español. Su vida está jalonada de hurtos a su padre, de deudas de juego y de promesas de matrimonio incumplidas. Es posible que participara en la batalla de Lepanto…”

Ramirez de Arellano (1912) dice de él: “Las facultades poéticas de Juan Rufo, su gracejo y donaire, su vida alegre y galante, su rara habilidad de hablar en verso y la no menos rara de tocar muy bien la vihuela, le debieron proporcionar buenas amistades entre la gente de sus mismos años y entre la gente principal…”

El fragmento de la carta que se reproduce, ha sido tomado de la obra “Carta que Juan Rufo escribió a su hijo siendo muy niño” (¿1585?). Reimpresión de Juan Moreno Amor. En Cincuenta años al servicio de la imprenta. Segunda edición corregida y aumentada. Córdoba, 1948.

La Academia dice de apotegma. “Del lat. apopthegma, y este del gr. ἀπόφθεγμα apóphthegma.1. m. Dicho breve y sentencioso; dicho feliz, generalmente el que tiene celebridad por haberlo proferido o escrito algún hombre ilustre o por cualquier otro concepto.” (DRAE, Edición del Tricentenario).

Por último y con el propósito de que se entienda mejor el poema se añade una lista, por orden alfabético, de algunos de los juegos citados en el texto:

  • alcacer. También alcacel. “Es la mies de todo género de grano cuando está verde y va creciendo antes de que acabe de secarse y granar;...” // ‘Ya está duro el alcacer para zampoñas.’ ‘... como el alcacer que una vez endurecido o seco no está tratable para que los muchachos, de sus cañas, hagan zampoñas o flautillas.” (Diccionario de Autoridades, 1726-1739).
  • avena. En la voz avena, el Diccionario de Autoridades dice: “Instrumento músico de que usaban los pastores, y los muchachos le llaman zampoña. Hácese de caña de cebada o trigo.” // Ver alcacer. Ver zampoña.
  • avispa. “Juego infantil.” // “¿Jugamos a la avispa o a urda?” (Alcalá. Vocabulario Andaluz, 1931).
  • canuto. 1. Cerbatana. Se corta un trozo de caña y se limpia bien por dentro con lo que ya está construido el instrumento. Se hace acopio de munición (semillas de eucalipto, por ejemplo) y se lanza la semilla, previamente puesta en la boca, soplando con energía por el tubo.
  • cañalarga. “Juego infantil.” // Los niños juegan a cañalarga y las niñas a palomica blanca.” (Alcalá, 1931). // Ver palomita blanca.
  • cañamonera. Ver mariquita la cañamonera.
Juan Rufo.jpg
  • cañas (correr). “Pelear a caballo diferentes cuadrillas, usando las cañas por armas. Se solía hacer en los festejos públicos para ostentar destreza.” (Espasa, 1923-1933).
  • cañas (juego de). Lo trae Caro (1694). // Fray Diego de Arce (1606), citado por García Serrano (1973), dice de este juego: “Es propio de los moros el juego que llamamos de cañas, y tan propio que tan solo ellos lo usan o algunos pueblos que lo han tomado dexellos (sic), de donde, para jugarle, en el traje lo remedan y visten como ellos... No hay gente que asi (sic) juegue y tire una lanza como ellos, siendo su particular arma y en la que están más ejercitados... Nuestra voz caña, no es nuestra, sino hebrea, que se ha quedado en el lenguaje de algunas naciones, y dice rana. Se entiende por cañas lanzas, porque en realidad, no eran las de las fiestas aquello que verdaderamente y en primer término entendemos por cañas, porque jugar con estas (sic) más hubiera sido diversión de muchachos que no de jinetes, como cosas tan flacas y quebradizas sino de maderas fuertes, y además en su forma eran largas.” Ver cañas (correr).
  • cañuto. Canuto.
  • cerbatana. También cebratana. “Tubo o canuto en que se introducen bodoques u otros proyectiles, para que, al soplar con violencia por una de las extremidades, salgan aquéllos despedidos con fuerza.” (Casares, 1975). // Uno de los juegos de Gargantúa, según García-Die (1972).
  • columbón. También chunga y chungueta. Balancín. De este juego dice Díez (1994) que se juega en Astorga y que “consiste en sentarse uno o dos en cada extremo de un madero apoyado por su centro en un sitio algo elevado del suelo, de modo que el madero oscile y puedan columpiarse.”// Es voz registrada en el Diccionario Enciclopédico Salvat, en el Léxico Español y en el DRAE (1927) como de León.
  • columpio. Mercurial (1569) en su De Arte Gimnástica, Libro segundo, trata sobre el petauro (columpio) y sobre sus efectos medicinales.
    // Covarrubias (1611) y El Diccionario de Autoridades (1726-1739) lo definen.
    // En Burgos se le conoce como tambesco.
    // El periódico “Odiel” de Huelva, de 30-4-2002, pág. 18, registra los sinónimos siguientes, como de la Sierra de Huelva: banzanero, soliviaero, remacero, repesaero.
    // Alcalá (1931) lo denomina: mecedero, mercedero, mercedor.
    // Aleluya del s. XIX: Quiere el columpio firmeza / en las manos y cabeza.
  • columpio a colo. Covarrubias (1611), refiriéndose al columpio: “Dixose columpio a colo, porque parece estar colgada la persona que se columpia por el cuello...”
  • corretear. “2. fam. Correr en varias direcciones dentro de limitado espacio y sin más fin que el de entretenerse. Se aplica por lo común a los juegos de los niños.” (Léxico Español, 1990).
  • coscogita. A la pata coja.
  • coxcojilla. A la pata coja.
  • coscojita. A la pata coja.
  • chifla en hueso de albaricoque. Con los huesos de albaricoque, convenientemente torneados en el suelo hasta hacerle un agujero se fabricaba un silbato.
  • cuchareta. Salto de la rana.
  • epostracismo. Salto de la rana.
  • esconde la cinta. Juego también llamado el zapato, puede ser antecedente del calderón.
  • esconde lerite. En los juegos infantiles, sorteo para determinar quién pone o quién se queda. “Esconde lerite, / esconde y monda, / y éste que se esconda.” (Manzano, 1991).
  • esconde cucas. También escondecucas. Cucas son nueces, avellanas, etc. // Cuca es mujer enviciada en el juego. // Cucas son las antiguas pesetas. // Cuca es el sexo de la mujer pero, también el pene del hombre.
  • escondelerite. “Juego del escondite. En Argüellos.” León. (Díez, 1994).
  • esconder. Al esconder. Jugar al escondite.
  • esconder el cinto. Una de las denominaciones del juego el cinto.
  • esconderelite. Una de las denominaciones del juego el escondite.
  • esconderiche derriche. En los juegos infantiles, sorteo para determinar quién pone o quién se queda. “Esconderiche / derriche, / de gargapitón, / tres gallinas / y un capón. / El capón, estaba muerto, / las gallinas / en el huerto. / Tú por tú, / que salgas tú, / por las puertas / de Mambrú. / Tris, tras, / debajo de la cama / está el orinal / para poder mear.” (Blanco, 1991).
  • esconderite inglés. En León, escondite inglés.
  • esconderite la mota. En los juegos infantiles, sorteo para determinar quién pone o quién se queda. “Esconderite la mota, / para salir, / cili, cili, jota.” (Blanco, 1991)
  • esconderite. En León, escondite.
  • escondiella/maya. Una de las denominaciones del juego el escondite.
  • escondite (el). Juego de persecución y de escondite: unos se esconden y otros buscan a los escondidos. A veces, basta con descubrirlos y decir su nombre y otras hay que perseguirlos en su huida hacia la salvación que suele ser una pared, piedra, otro compañero, etc. Otras denominaciones: alzo la malla, esconderelite, escundilietsas, maya, el esconder, escondiella/maya, quiriquí, // Ledesma (1613) dedica un romance “A la vida y muerte de Cristo nuestro Señor, y diligencias que ha de hacer el alma para hallar a Dios” que titula “El juego del Escondite.” // Aleluya del s. XIX: Al escondite afanosos / juegan los niños gozosos. Otra: Los que al escondite juegan, al más diestro se la pegan.
  • escondite garite. En los juegos infantiles, sorteo para determinar quién pone o quién se queda. Escondite garite garabitón, / cien gallinas y un capón, / el capón estaba muerto, / las gallinas en el huerto, / zís-zás, con el culo para atrás.
  • escondite inglés (el). Juego de velocidad de reacción y de desplazamiento conocido también como esconderite inglés, gallito inglés y pollito inglés.
  • escondite (juegos de). A chafamí, el bote, el cinto, el escondite, el plano, matar, sal salero, sardina, tres marinos (navíos) en la mar.
  • frailecito. “Juguete que hacen los niños para entretenerse, cortando (incompletamente) la parte superior de una haba, y sacándole el grano, queda el hollejo de modo que remeda la capilla de un fraile.” (Diccionario de Autoridades, 1726-1739).”
  • gallina la pavada (la). También gallina papuja. “Juego que usan los muchachos, sentándose en rueda, con las piernas tendidas, y el que guía el juego está en medio y dice así: La gallina la pavada pone huevos a manada, pone uno, pone dos... y sube hasta ocho. Contando desde las piernas de uno y en llegando al número ocho dice: Zámpate ese bizcocho, y esconde la pierna y de esta suerte va corriendo por los pies de todos, y en quedando sólo uno, aquél paga.” (Diccionario de Autoridades, 1726-1739). // Ver pavana.
  • garbancito. Una de las denominaciones del juego el burro.
  • garbancito abajo. En el juego el burro, pulgar hacia abajo.
  • garbancito arriba. En el juego el burro, pulgar hacia arriba.
  • garbancito arriba o garbancito abajo. En el juego el burro, pregunta que hace la madre, una vez que están todos bien asentados sobre las espaldas de los que ponen. Si aciertan vuelven a ser los caballistas.
  • habas (las). Modalidad del juego de canicas denominado guá. Durante el juego se golpean las canicas mediante papirotazos que puede repetirse cuatro veces y se denominan: uñátera, escarlátera, invocátera y alimbótere.
  • mariquita la cañamonera. “Juego infantil que consiste en sentarse en el suelo, en rueda con los pies hacia adentro y el que dice la relación va dando sucesivamente con la mano en el pie de cada cual y el último a quien da tiene que esconderlo. Se repite hasta que no quede ninguno al descubierto.” // “Mariquita la cañamonera, / de tres hijos que tenía / le mandó a la más honrada / que le friegue y que le barra, / que le haga una perdiz / con su pico y su nariz, / que le haga un pan de oro, / tapa niño (o niña) tu tesoro.” (Alcalá, 1931). // Ver pavana.
  • morteruelo. “Media esferilla hueca de metal que usan los niños como juguete, poniéndola en la palma de la mano y golpeándola con un bolillo.” (Casares, 1975).
  • nueces. Con nueces se ha jugado a las canicas.
  • pavana. Juego de prendas. “Juego de muchachos que consiste en juntar los pies en rueda sentados en el suelo, mientras uno de ellos, dando correlativamente golpes en dichos pies, va diciendo esta relación: ‘A la pavana / curruchana / pone huevos / a manadas: / pone uno, / pone dos, / pone tres, / pone cuatro, / pone cinco, / pone seis, / pone siete, / pone ocho, / tapa niña / tu bizcocho.’ El pie donde da al decir la última frase se retira, sigue la relación y el último que queda pone prenda.” (Alcalá, 1931). // Ver mariquita la cañamonera. // Ver gallina la pavada (la).
  • salta la cabrilla. Modalidad del juego de pídola en la que al saltar, cada uno recita un verso y hace lo que éste dice: A la una, la mula (dice el primero). / A las dos, la coz (al saltar, el segundo, da una patada). / A las tres, los saltitos de San Andrés (da tres saltos).m / A las cuatro brinco y salto. / A las cinco salto y brinco. / A las seis salto del revés (gira durante el salto). / A las siete planto mi caperucete (deja el pañuelo). / A las ocho lo recojo. / A las nueve alza la bota y bebe (simula beber). / A las diez alzo la bota otra vez (bebe dos veces). / A las once llamo al Conde (da una palmada). / A las doce me responde (da dos palmadas). / El Conde de Inglaterra / mandó descollar una perra / con un cuchillo de caña. / En el monte hay un pino, / en el pino un huevo, / en el huevo un pelo; / tirando de ese pelito / salen dos pajaritos. / ¡Pum, pum! Que tiran ¡a huir! (Salen todos huyendo perseguidos por el que ponía. El apresado pagará al comenzar de nuevo el juego).
  • salta tú y dámela tú. Lo cita Sancho Panza cuando renuncia a gobernar la ínsula Barataria. 1. El Dicc. Enc. Salvat (1969) en la voz saltar dice: “Salta tú y dámela tú. Juego de muchachos que lo ejecutan formando dos partidos; uno de los jugadores esconde entre los de su partido una prenda, y otro del bando contrario viene a acertar quién la tiene.” 2. Ledesma (1613) dedica un romance “A la caída de Luzbel y privanza del hombre” que titula “El juego de Salta tú y Dámela tú.”
  • saltacabrillas. Lo mismo que salta la cabrilla.
  • saltacarnero. Una de las denominaciones de la pídola.
  • saltar (a). El Dicc. Enc. Salvat (1969) en la voz saltar dice: “Levantarse del suelo con impulso y ligereza, ya para dejarse caer en el mismo sitio, ya para pasar a otro. 16. En los juegos de damas, ajedrez y tablas, levantar una pieza o figura y pasarla de una casa a otra por encima de las figuras que están sentadas. 17. En el juego del monte, apuntar a una de las cuatro cartas que hay en la mesa, colocando el tanto en el ángulo interior superior de la carta; si sale favorecida al volver las cartas el banquero, se cobran tres tantos y el puesto.”
  • saltar a la pata coja. A la pata coja.
  • saltar al paraíso. Una de las modalidades del infernáculo.
  • saltar en cruz. Modalidad del juego de comba que consiste en cruzar los brazos por delante del cuerpo cuando la cuerda pasa por debajo de los pies.
  • saltar y parar. Una de las denominaciones de la pídola.
  • saltaris. Saltadores. // Juego o deporte vinculado a tradiciones de pastores con tres modalidades 1. Orpo junto (salto a pies juntos). 2. Salto pasiego con dos modalidades: arrastrar y brincar. 3. Salto guanche con bastón.
  • salto (al). Pídola. // Aleluya del s. XIX: Brinque ligero y bien alto / aquel que jugare al salto. // Uno de los juegos de Gargantúa, según García-Die (1972).
  • salto a trascuerno. Una de las variantes del salto de la garrocha. Ver salto de la garrocha.
  • salto al testuz. Salto a trascuerno. Una de las variantes del salto de la garrocha. Ver salto de la garrocha.
  • salto de la garrocha. “Suerte, actualmente en desuso, que consistía en saltar por encima del toro, especialmente con ayuda de una garrocha o a cuerpo limpio. // En las fiestas de toros se efectuaban diversos saltos (desde encima de una silla, etc.), que en los ss. XVIII y XIX se convirtieron en una suerte practicada por toreros tan célebres como Cayetano Sanz, Paquiro y otros. Los saltos más en boga fueron el de al testuz, el de a trascuerno y el de la garrocha.” (EMI 99)
  • salto de la muerte. Pídola.
  • salto de la mula. Una de las denominaciones de la pídola. // Ver a la una anda la mula.
  • salto de la papa. También pida. // “Juego infantil que consiste en colocarse tres muchachos en borriquete con las cabezas hacia afuera y unidos por la parte posterior formando trévede (sic) y los demás han de dar una voltereta por encima del grupo.” (Alcalá. Vocabulario Andaluz, 1931).
  • salto de la rana. Epostracismo. “Cuchareta, cada uno de los saltos en el agua de una piedra plana lanzada al nivel de aquélla.” (Alcalá, 1931).
  • salto de la trucha. También voltear. 1. En la voz boltear (sic), Covarrubias (1611) dice: “El que da bueltas con el cuerpo, latine petaurista, el que hace bueltas en el aire y en el suelo, y passa por unos aros de mimbre dos o tres. En el suelo hacen la buelta peligrosa. El salto de la trucha, el ovillo, el molino. Este se haze poniendo la cabeça en el suelo y dando bueltas con el cuerpo a la redonda, a una y otra mano, de que hizo mención Homero, Ilíada, 18.” 2. El Dicc. Enc. Salvat (1969), en la voz voltear, dice: “Dar vueltas a una cosa o hacer dar vueltas en el aire a una persona.” 3. El DRAE (2001) añade: “1. Dar vueltas a alguien o algo. 8 Dicho de una persona o de una cosa: Dar vueltas, cayendo y rodando por ajeno impulso, o voluntariamente y con arte, como lo hacen los volteadores. 9 Girar la cabeza o el cuerpo hacia atrás.”
  • salto del carnero. Pídola. “Juego que tiene diversas variedades y diferentes nombres según las regiones: paso en Madrid, rango en Buenos Aires, etc.” (Chateau, 1958).
  • salto del pastor. Juego tradicional canario.
  • salto guanche con bastón. Ver saltaris.
  • salto la pava. Cantinela para jugar al correcalles: el salto la pava / que nunca se acaba.
  • salto pasiego. Ver saltaris.
  • trompo. 1. Una de las denominaciones de la peonza. 2. “Juguete de madera de figura cónica y terminado en una púa de hierro al cual se arrolla una cuerda (zumbel) para lanzarlo y hacerlo bailar.” (Diccionario de la Lengua Española, 1984). Al trompo se le conoce también como: baldufa, ballaruga, baralluga, chinga, correvelas, cuspe (Colombia), espigo, galdrufa, kreisel (Alemania), mequera, moninfla, peón, peonza, perinola, pião (Brasil y Portugal), piúca, pulga, repión, rota, strombos, taña, trocho, trompa, trompón, turbo y zaranda.
  • virote. “Especie de saeta guarnecida con un casquillo. Las hay de diversas figuras...” (Diccionario de Autoridades, 1726-1739).
  • zarcillos de oro. Con un ramito de dos cerezas o guindas se hacían las niñas zarcillos que sujetaban con el ángulo de las ramas por encima de las orejas.
    También juego de niñas. “Una niña que hace de madre, se sienta delante de ella la hija menor, luego otra y otra, por orden de edad. Otras dos niñas cogen un pañuelo por las puntas, formando un arco, andan de arriba abajo de las que están sentadas, cantando:

    Niñas. De Francia vengo señora,
    traigo un hijo portugués
    y en el camino me habla
    las hijitas de usted.

    Madre. Si las tengo o no las tengo,
    no las tengo para usted,
    medio pan que tuviere
    lo reparto entre las tres.
    Venga usted caballerito,
    sea tan descortés,
    las hijitas que tengo
    escoja la más mujer.
    Cuidado caballerito
    que me las cuide usted bien.

    Niñas. Bien cuidadita estará
    bien cuidadita, muy bien,
    sentada en el sillón de oro
    bordando puños al rey,
    azotitos con correa
    cuando sea menester,
    mojaditas en vinagre
    para que sienten bien.
    Ésta cojo por esposa,
    ésta cojo por clavel
    pues me ha parecido bien.

    La coge de la mano y le dice: ¡Levanta clavel! (Contesta la niña) Me levantaré.

    Se levanta y se la llevan; después vuelven pidiendo una rosa, y la madre contesta: ¿Y la que le dé a usted ayer?

    Niñas. La entré en la cama
    y se la llevó la lana.

    Se llevan la segunda, y vuelven por la pequeña. que la madre no quiere entregar, por muchos ofrecimientos que le hacen; pero se queda dormida, y entonces se la roban; despierta y sale a buscarla. Las otras la rodean, diciendo que no la han visto; pero la sacan de paseo, y entonces la madre la rescata.” (Hernández de Soto, 1884).

    Con el título de Las hijas del rey moro, Machado (1986) trae otra versión.

    Ver cinta de oro (la). Ver niña de los ojos negros (la). Ver al ángel del oro-


BIBLIOGRAFIA


  • Ramírez de Arellano y Díaz de Morales, Rafael (1912). Juan Rufo, jurado de Córdoba: estudio biográfico y crítico. Madrid. Hijos de Reus. (En Biblioteca Digital Hispánica).
  • Rufo, Juan (¿1585?). Carta que Juan Rufo escribió a su hijo siendo muy niño. Reimpresión de Juan Moreno Amor. En Cincuenta años al servicio de la imprenta. Segunda edición corregida y aumentada. Córdoba, 1948.
  • Rosa Sánchez, Juan J. y Del Río Mateos, Elhecte. (2005). Vocabulario de juegos tradicionales, populares y autóctonos. Servicio de Publicaciones de la Universidad de León.



León para Jerez, Día de San Fernando de 2017



Jerez 33.jpg
Herramientas personales
Ver para creer