Las cuatros esquinas

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

Portada
JUAN J. ROSA SÁNCHEZ

León para Jerez

Juan Rosa Sanchez Jerez.jpg


LAS 4 ESQUINAS




A las cuatro esquinas gana quien más en correr se afana (Aleluya del siglo XIX).

En Jerez hay una calle que se denomina Cuatro Esquinas, “nombre que le puso el pueblo a la plazoletilla que forman las esquinas de las calle Ponce, Pozo del Olivar, Luís Pérez y Guadalete...” (JerezSiempre). Pues esas esquinas u otras y también rincones se han aprovechado desde siempre para jugar a las 4 esquinas.

La calle Morenos termina en Bizcocheros, pues en aquella intersección jugábamos mis amigos y yo a las 4 esquinas, refugiándonos en esquinas y rincones: una era la de la “casa quemada” o “casa caída” esquina a la calle Valientes, otra era la del número 28 o 32 de Bizcocheros, la tercera era la del número 30, la casa de mi abuela Andrea y mi tía Paca y el útimo refugio no era esquina sino rincón, uno que estaba frente a Morenos en el que había una imprenta.

El juego se desarrollaba de esta manera: cuatro de los jugadores se colocaban cada uno en una esquina y un quinto lo hacía en el centro del terreno de juego. Éste se acercaba a uno de los otros y preguntaba: “¿me da usted candela?” A lo que le respondían: “allí enfrente mean”. Esta ocupación de pedir lumbre (sin cigarrillo naturalmente) y, por lo tanto, distracción y relativo alejamiento permitía a los demás cambiar de esquina. Claro que había que ser rápido y saber pedir y correr, como hay que saber nadar y guardar la ropa., por lo tanto el que ponía si ocupaba uno de los sitios que momentáneamente habían quedado libres lo intercambiaba con el perdedor que pasaba a poner. Estaba permitido volver al puesto que se había dejado en caso de apuro o por haber amagado.

Otras denominaciones en la literatura especializada: arrepásate acá compadre, con-con, arela, candela, y Sevilla.




Jerez 16.jpg
Herramientas personales
Ver para creer