Los Garrochistas de Bailén

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

Volver a Portada
Volver a Recuerdos


BATALLA DEL RANCHO


JerezSiempre Destaca.png Garrochistas de Bailen

Los Garrochistas de Bailén y "España, Jerez"

En 1808 la Guerra de la Independencia enfrentó al pueblo español contra el ejército invasor francés.

El 2 de Mayo que se vivió Madrid supuso la ocupación de España y, a la vez, la organización de los patriotas. Al bajar Dupont a Andalucía, los patriotas andaluces reaccionaron cuando empezaron a contemplar desmanes y abusos de las tropas francesas.

El general Castaños agrupó, junto a su ejército, a gentes de toda clase social huidas de otras regiones, y que deseaban vengar la afrenta. Entre ellas estaban los garrochistas, la mayoría de Jerez de la Frontera, y también algunos de Utrera; serían unos cuatrocientos.

Según Gómez Imaz, los garrochistas cubrían su cabeza con un pañuelo rojo atado a la nuca, con los picos cayendo sobre la espalda sobre una redecilla que envolvía la coleta. El sombrero era de tipo calañés con moña. La chaquetilla corta se adornaba de hombreras y caireles. El chaleco medio abierto dejaba ver el pañuelo atado al cuello. La faja era negra o roja. El pantalón llegaba por debajo de las rodillas y el botín dejaba ver medias azules o blancas. Su armamento estaba formado por un cuchillo de monte, escondido en la faja, y una garrocha de las que usaban para picar y derribar toros; las puyas habían sido sustituidas por puntas de lanza.

En la década de los cuarenta del siglo XX, Rodríguez del Rivero publicó los nombres de muchos de los que se ofrecieron voluntarios para esta unidad. Se conservan en el archivo municipal de Jerez. De uno se dice: "Antonio Martín presenta a su hijo Juan Martín con su caballo y garrocha de torear".

Los garrochistas se pusieron a las órdenes directas del general Manuel de la Peña. Tres días antes de la batalla en Bailén tuvieron un protagonismo en la toma de Mengíbar, en la cual murió el capitán José Cheriff; también murieron algunos garrochistas.

Sin embargo, el 19 de Julio fue cuando se incorporaron, en Bailén, a la Historia. Sus dotes de jinetes y lo ligero de su equipaje les permitían maniobrar con rapidez entre los campos de olivos. Cargaron a galope y formación en cuña contra la vanguardia francesa, a la que destrozó el ala izquierda; siguieron adentrándose hasta el grueso del ejército al grito de: ¡España, Jerez, a por ellos, como a las vacas! El choque fue tremendo; los garrochistas se cebaron con los franceses, pero la superioridad numérica de éstos acabó imponiéndose al valor de aquéllos. Sólo sobrevivieron treinta.

Aquellos paisanos voluntarios de Jerez y Utrera asombraron a los napoleónicos por su bravura, su indumentaria y especialmente su armamento; las garrochas de tres metros de largo no se habían visto en una batalla moderna. El 22 de julio, el general Reding envió a Castaños un parte donde calificó a estos voluntarios de “bisoños triunfadores de las águilas napoleónicas”.

El 24 de agosto las tropas de Castaños entraron victoriosas en Madrid. Allí iban los pocos garrochistas jerezanos sobrevivientes, causando la admiración de todos.

Después de Bailén, los garrochistas jerezanos siguieron engrosando la caballería del ejército español.

En febrero de 1810, cuando las tropas francesas ocuparon Jerez, fue colgado en las plazas un bando que decía: “Todo individuo que auxilie a los garrochistas será fusilado o ahorcado. El que avise para prenderlos será gratificado con cuatrocientos reales y si el mismo es soldado será ascendido”.

No había bando que valiera. Los garrochistas siguieron participando en la guerra hasta la salida definitiva de los franceses de España. Desde entonces es común, cuando hay motivo de alegría, gritar "España, Jerez".

Fernando Villalón cantó a los Garrochistas de esta manera:

Garrochistas de la Ysla,

los de las overas jacas,

yegüerizos de Xerez,

los de las corvas navajas;

caballistas los de Utrera,

los de la marisma llana.

Ni Bailén tiene campiña,

ni los Dragones corazas;

ni Doupont es general,

ni Castaños tropas manda.

¡Viva Don Miguel Cherif

y Don José de Sanabria!

(Tres mil caballos tendidos

apenas la arena rayan).



Los “Garrochistas de Bailén”, fue un conjunto de escuadrones de lanceros voluntarios que intervinieron el 16 de julio en la toma de Mengíbar al mando del capitán José Cheriff ; y el 19 de julio en la batalla e Bailén.

Lucharon de forma valiente y temeraria sufriendo importantes bajas . Estaban integradas en varias divisiones:

1ª división: garrochistas de Jerez y de Utrera; 104 picas

Columna Volante: garrochistas de Carmona, 808 picas.

El uniforme: pañuelo de color rojo en la cabeza atado en la nuca . Chaquetilla corta con hombreras y caireles, chaleco medio abierto por el que asomaba un pañuelo atado al cuello, faja negra o roja, calzones ajustados hasta la rodilla y botín abierto que dejaba ver medias azules o blancas.

Armas: cuchillo de monte en la faja y una larga y gruesa garrocha de 3 metros de longitud, de las de picar toros a las que muchas se les había cambiado la puya por punta de lanza.

Su grito de guerra: ¡¡España Jerez, a por ellos, como a las vacas!!. Tras el tremendo choque, los garrochistas se cebaron en perseguir a los franceses. La mayoría murieron en la batalla y sobrevivieron unos treintena . Había nacido una leyenda: “Los Garrochistas de Bailén”.

Se portaron con gran heroísmo y su falta de profesionalidad les hizo penetrar en el interior de las líneas de las fuerzas francesas lo que les costó la vida a la mayoría de ellos.


Jerez 45.jpg
Recuerdos
Los emprendedores la Banca y el VinoLos Garrochistas de BailénLos inicios del teléfono en Jerez
Herramientas personales
Ver para creer