Miguel López de Carrizosa y Giles

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

Volver a Portada
Volver a Jerezanos


Artículo obra del Dr. D. Manuel Ruiz Lagos


Retrato del Marqués de Mochales, Senador (“La Ilustración Española y Americana”, 1894, por Rico).
Miguel López de Carrizosa y de Giles, Marqués de Mochales (Jerez de la Frontera 13.06.1857 – Madrid 21.07.1919). Abogado y político. Bautizado en la Parroquia de San Miguel por el Canónigo Magistral de la Catedral de Cádiz Licenciado D. Diego Herrero y Espinosa de los Monteros.


Fueron sus padres Francisco Javier López de Carrizosa y Pavón, I Marqués de Mochales y VIII Marqués de Casa-Pavón, casado con Rosario de Giles y Rivero. De este matrimonio nacieron los siguientes hijos: Francisco Javier, IX Marqués de Casa-Pavón; Miguel, II Marqués de Mochales y X de Casa-Pavón; José, I Marqués de Casa Bermeja y XI Marqués de Casa-Pavón; Lorenzo, I Marqués de Salobral; Álvaro, I Conde de Moral de Calatrava; Luis, I Conde de Peraleja y Pedro López de Carrizosa y de Giles, I Barón de Algar del Campo.


Miguel accedió al título de Marqués de Mochales por Real Carta de sucesión a su favor, por fallecimiento, en tres de noviembre de 1882, del Marqués Francisco J. López de Carrizosa y Pavón, su padre, y por desistimiento que de su derecho le hizo su hermano Francisco Javier (Archivo Histórico Nacional, Consejos 8989/Exp. 66).


Casado con María de los Dolores Elduayen Martínez Montenegro (Vigo, 1860- 1929), VIII Marquesa de Mos, II Marquesa del Pazo de la Merced, XI Marquesa de Valladares, Grande de España. Sin sucesión.

Partida de Bautismo del Marqués (Expediente del Senado de España).
Fue este matrimonio, por la índole de la naturaleza de origen de la marquesa, el que obligó al Marqués de Mochales a actuar políticamente en distritos de Galicia en algunas ocasiones y a colaborar en la acción de gobierno de José de Elduayen.


Licenciado en Leyes por la Universidad de Sevilla (1874), completa su formación con estancias educativas en Francia e Inglaterra. Experto en economía y en derecho financiero, de profundas convicciones católicas, estuvo dedicado desde temprana edad a la actividad política, dentro del partido conservador a cuyo jefe, Antonio Cánovas del Castillo, siguió y secundó con notable fidelidad.


A resultas de futuros trabajos que ahonden en el pensamiento y praxis política del Marqués, aclarados los tópicos sobre oligarquía y caciquismo (Vid. J. Marchena Domínguez, “Burgueses y caciques en el Cádiz de la Restauración”, Universidad de Cádiz, 1996), se anotan las legislaturas en que figuró tanto en el Congreso de Diputados como en el Senado, según los repertorios documentales de ambas cámaras:



Informe del “Noticiero de Jerez”, sobre elecciones.
Congreso de Diputados:
  • Elecciones 27.04.1884. Legislatura 1884-1886. Circunscripción: Cádiz. Distrito: Puerto de Santa María. Votantes. 524. Votos obtenidos: 449.
  • Elecciones 27.04.1884. Legislatura 1884-1886. Circunscripción. Pontevedra. Distrito: Vigo. Votantes: 1024. Votos obtenidos: 969.
  • Elecciones 04.04.1886. Legislatura 1886-1890. Circunscripción: Pontevedra. Distrito: Vigo. Votantes: 1026. Votos obtenidos: 680.
  • Elecciones 01.02.1891. Legislatura 1891-1892. Circunscripción: Cádiz. Distrito: Jerez. Votos obtenidos. 13442.
  • Elecciones 05.04.1896. Legislatura 1896-1898. Circunscripción. Pontevedra. Distrito: Cambados. Votantes: 7850. Votos obtenidos: 7746.
  • Elecciones 16.04.1899. Legislatura 1899-1901. Circunscripción: Cádiz. Distrito: Jerez. Votantes 16353. Votos obtenidos: 9072.
  • Elecciones 19.05.1901. Legislatura 1901-1903. Circunscripción: Cádiz. Distrito: Jerez. Votantes. 15015. Votos obtenidos: 7669.
  • Elecciones 30.04.1903. Legislatura 1903-1905. Circunscripción: Cádiz. Distrito: Jerez. Votantes: 14692. Votos obtenidos: 8764.
  • Elecciones 10.09.1905. Legislatura 1905-1907. Circunscripción: Cádiz. Distrito: Jerez. Votantes: 17278. Votos obtenidos: 9957.
  • Elecciones 21.04.1907. Legislatura 1907-1910. Circunscripción: Cádiz. Distrito: Jerez. Votantes: 16225. Votos obtenidos: 11805.

Senado del Reino:

  • Legislatura 1893-1894. Senador por la provincia de Cádiz. Renuncia (24.03.1895).
  • Legislatura 1898-1899. Senador por la provincia de Orense.
  • Legislatura 1908-1909. Senador Vitalicio (R.D. 02.01.1909).

Una lectura somera de las intervenciones parlamentarias del jerezano demostraría su especialización en cuestiones económicas y financieras. Fueron muy comentados sus debates en estos temas con el político catalán F. Cambó. Le preocupó el papel y función del Banco de España en la red financiera española y el sistema general de pensiones. En este sentido, su compromiso político quedó recogido en su trabajo titulado “Voto particular del Consejero Marqués de Mochales al dictamen de la Comisión de administración del Consejo del Banco de España. Estudio acerca de la actual Caja de pensiones para los empleados del Banco de España. Necesidad de su liquidación. Creación de una nueva Caja de pensiones. Proyectos de Reglamento “ (Madrid, 1912).

Justamente, el preámbulo de su nombramiento como Senador Vitalicio hacía referencia a estas cualidades parlamentarias: “el actual diputado por Jerez de la Frontera se ha distinguido en el Congreso por su fácil palabra y sus conocimientos en materias económicas “ (ABC, 04.01.1909). Por su actividad en favor del desarrollo de las poblaciones gaditanas fue distinguido con el nombramiento de Hijo Adoptivo de Sanlúcar de Barrameda (23.07.1891).

Prestó especial atención el Marqués a las prioridades deportivas populares. Por su mediación en la concesión del título de Real al club de fútbol Betis Balompié (1914) fue nombrado, junto con Pedro Rodríguez de la Borbolla y Amoscótegui, entre otros, presidente honorario de dicha entidad deportiva (Leonardo Rodríguez de la Borbolla, "Sobre la historia del Betis" ABC, 04.06.2007).

Estas preocupaciones suyas, entre otras, por la debida comercialización de los vinos de Jerez y por el desarrollo agrícola de los regadíos del Guadalcacín fueron subrayadas lúcidamente por el publicista Ramiro de Maeztu quien en su artículo “Un viaje a Jerez” ( Diario Universal 10.04.1903) recogió las opiniones acertadas del Marqués de Mochales, igual que también lo hiciera Pio Baroja (Vid. “Artículos desconocidos (1897-1904) Ramiro de Maeztu”. Edición de E. Inman Fox, Madrid, 1977).

Siendo un activo parlamentario, no despreció su participación en las tareas ejecutivas. Fue Director General de Propiedades y Derechos del Estado (1889-1891). Director General de Correos y Telégrafos (1891). Secretario de la Comisión de Tratados del Senado (1894). Subsecretario del Ministerio de Hacienda (1895-1897). Presidente de la Comisión de Presupuestos del Congreso (1895). Presidente de la Comisión de Incompatibilidades (1904). Vocal de la Junta de Aranceles y Valoraciones. Vocal del Instituto de Reformas Sociales y Vicepresidente del Congreso de los Diputados (1907) (Vid. “La Vanguardia”, Barcelona 22.07.1919). Ministro de Abastecimientos en el Gabinete del presidente Joaquín Sánchez de Toca (20.07.1919-21.07.1919).

Fue en el desempeño de este último cargo, apenas al día de su nombramiento, donde le sorprendió la muerte. Fue un suceso tan espectacular que toda la prensa española la describió detalladamente. Hemos elegido el relato de “La Vanguardia” de Barcelona por estimarlo muy ajustado a las circunstancias.

R. D. de Honores al Marqués (Expediente del Senado de España).
El texto nos traslada a la fecha en que el Marqués de Mochales se disponía a asistir a su primer Consejo de Ministros:

Fallecimiento del ministro de Abastecimientos

A las 8.30 terminó el Consejo de ministros, y los consejeros quedaron un rato conversando en la Presidencia. El ministro de Abastecimientos se dirigió al cuarto-lavabo, y a los pocos momentos el portero mayor de la Presidencia sintió el estruendo que produce al caer sobre el pavimento un cuerpo humano. Rápidamente entró el portero al cuarto-lavabo y encontró tendido en el suelo y sin dar señales de vida al marqués de Mochales.

A los gritos del portero mayor acudieron ordenanzas de la Presidencia, que inmediatamente avisaron a los ministros que aun se encontraban en el salón de consejos. Los ministros se dirigieron rápidamente al cuarto-lavabo y dispusieron que con la mayor urgencia se avisaran médicos que auxiliaran al marqués de Mochales. Los ordenanzas, unos en automóviles y otros á pie, se dirigieron a los domicilios de los médicos más próximos y a las casas de socorro del distrito. También los periodistas que se encontraban en el piso bajo, enterados de lo que ocurría, se ofrecieron a prestar los auxilios que fueran necesarios. El primer médico que acudió fue el doctor Martínez Naval, de la casa de socorro del distrito. Al llegar el doctor Martínez Naval dispuso que se avisara inmediatamente a la parroquia, pues los auxilios de la ciencia eran inútiles en vista del estado en que se hallaba el marqués de Mochales. En la Presidencia se encontraba casualmente el sacerdote don Sebastián Hernández Bueno, que acudió a prestar los auxilios de la religión al marqués de Mochales. Sólo pudo darle la absolución sub-condicione.

Pocos momentos después llegaba el coadjutor de la parroquia de Santa Bárbara, don Antonio del Oro, que igualmente sub-condicione, administró al marqués de Mochales la Extremaunción. Rodeaban al marqués de Mochales todos los ministros, el oficial mayor de la Presidencial y varios porteros y ordenanzas. Poco después llegó a la Presidencia el doctor Grinda, quien lo mismo que su compañero el doctor Martínez Naval, certificó que el marqués de Mochales era cadáver. Según ambos médicos manifestaron, la causa del fallecimiento debió ser un síncope cardíaco.

El marqués de Mochales estaba enfermo desde hacía unos días y ayer al avisarle que fuera a Palacio a prestar juramento pidió por teléfono al señor Sánchez do Toca que se le relevara de ir al regio Alcázar, si podía aplazarse la ceremonia de su jura, para no abandonar el lecho. Ante las indicaciones del señor Sánchez de Toca, el marqués de Mochales se levantó de la cama y se dirigió a Palacio. Hoy, al entrar al Consejo el marqués de Mochales se quejaba de fuertes dolores en la región lumbar, dolores que no se le calmaron, porque así se lo manifestó al portero mayor de la Presidencia que le acompañó hasta !a puerta del cuarto-lavabo. Los ministros dispusieron que el cadáver fuera trasladado a la alcoba del presidente, y depositado en la cama, mientras se avisaba á la familia para que dispusiera lo relativo al traslado del cadáver, o bien si quedaba, depositado en la Presidencia hasta la hora del entierro.

Retrato del Marqués de Mochales, Subsecretario del Ministerio de Hacienda (“La Ilustración Española y Americana”, 1896, de fotografía de F. Debas, por Matute).
El secretario del Congreso, señor Luna Pérez, que acudió a la Presidencia al tener noticia de la desgracia ocurrida, y el conde de Bugallal, salieron en busca de las personas de la familia del finado, para comunicarles, con las debidas precauciones, la triste nueva del fallecimiento.

Bien pronto llegaron a la Presidencia los hermanos del finado, señores marqués de Salobral y conde del Moral de Calatrava, éste acompañado de su esposa, desarrollándose la triste escena que es de suponer delante del cadáver.

El marqués de Salobral, sobreponiéndose a su dolor, marchó en compañía del conde de Bugallal a participar el triste suceso a la marquesa de Mochales, que llegó anoche de su finca de Moralhernández, a fin de que dispusiera, al traslado del cadáver.

El ministro de la Guerra ordenó por teléfono que acudiera a la Presidencia un furgón automóvil de la ambulancia militar. El señor Sánchez de Toca marchó a Palacio para participar a S. M. el fallecimiento del marqués de Mochales.

El ministro de Instrucción Pública marchó al domicilio del señor Dato, para dar la noticia al jefe de los conservadores, que se afectó mucho al conocer el fallecimiento de su antiguo amigo. El marqués de Salobral regresó a la Presidencia con el encargo de la marquesa de Mochales de que el cadáver fuera trasladado a su casa.

Los ministros acompañaron el cadáver hasta dejarlo colocado en el automóvil, así como las personas de la familia, de las dependencias de la Presidencia, los políticos y periodistas que allí se encontraban.

Hasta el domicilio acompañaron el cadáver las personas de la familia y el conde de Bugallal. Los ministros se reunieron nuevamente en Consejo, acordando someter á la firma de S, M. un decreto dispensando al cadáver del marqués de Mochales los honores de capitán general con mando en plaza.

También se acordó proponer mañana a las Cámaras que levanten la sesión en señal de duelo. La noticia del fallecimiento del marqués de Mochales circuló rápidamente.

Esquela de los Marqueses de Mochales.
El marqués de Mochales. Sus últimas declaraciones

Por la mañana, el marqués de Mochales había hecho las siguientes declaraciones: Enunciación de proyectos, puedo hacerla. Pondré mi voluntad toda al servicio de mi país. En estos momentos no estoy en condiciones de salud las más convenientes para la vida activa en que entro. El reuma me tiene encogidísimo y más convenía á mi enfermedad marchar a un balneario.

Pero ¿ha visto usted como acoge la prensa de las izquierdas la formación del nuevo gobierno?

Ya lo he visto y lo celebro. Nosotros venimos, y es nuestro motivo principal el restablecer la vida de relación parlamentaria que estaba perturbada. El motivo no estaba esta vez en la calle, sino en el Parlamento. Si conseguimos que el diálogo se pueda establecer entre las oposiciones y el banco azul, creo que habremos prestado un servicio al país y al mismo régimen parlamentario. El acertado diagnóstico político estaba servido. La crisis de las instituciones era evidente y a la recuperación de las mismas acudía el Marqués. En la prensa de los mismos días se comentaba el ruido de sables. Pero ésta sería otra historia en la que ya no estaría presente el jerezano. El 22 de julio de 1919 era enterrado con los máximos honores reglamentarios de capitán general con mando en plaza, en su calidad de Senador vitalicio, por acuerdo de S. M. Alfonso XIII y del gobierno al que tan fugazmente había pertenecido.

Manuel Ruiz Lagos


Jerez 70.jpg
Herramientas personales
Ver para creer