Objetivos de la propuesta

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar
height=60px Volver a Portada
Volver Historia Jerezana
(Informe elaborado por Casto Sánchez Mellado para acompañar la solicitud de declaración de Bien de Interés Cultural como paso previo para la declaración de Patrimonio de la Humanidad) Jerez2020


Pag Ant.png Pag Sig.png



OBJETIVOS DE ESTA PROPUESTA


Pero, ¿cuáles son los objetivos de esta propuesta? ¿Qué se pretende conseguir con la declaración de Bien de Interés Cultural para todo ese conjunto patrimonial que hemos denominado "Jerez, ciudad del vino"? Podemos distinguir dos clases de objetivos en la propuesta; de un lado los de naturaleza cultural; del otro, los claramente económicos.


OBJETIVOS DE NATURALEZA CULTURAL:

Quizás el primer objetivo no sea otro que reivindicar la importancia y singularidad, como ya se ha dicho, del patrimonio artístico y etnográfico de la ciudad de Jerez. Un conjunto monumental de extraordinaria singularidad y belleza, a pesar de no existir un edificio emblemático desde el punto de vista artístico o arquitectónico como ocurre en otras ciudades andaluzas. En Jerez, lo importante es el conjunto; el conjunto y la atmósfera de unas calles y plazas cargadas de estímulos para los sentidos, incluido el del olfato.

Pero también es importante que en Jerez recuperemos la memoria histórica. La ciudad ha entrado en el siglo XXI con poca conciencia de la importancia que en los siglos pasados ha tenido en el desarrollo de Andalucía y en su aportación a la economía del país. Algunas veces la falta de referencias históricas puede hacer pensar a algunos que Jerez se encuadra en el catálogo de ciudades de nuevo cuño. A lo largo de los últimos años muchos han sido los eslóganes con los que se ha querido adjetivar a la ciudad: Jerez, capital del motor; Jerez, ciudad del deporte; Jerez, ciudad del caballo, etc. Pero, mucho más allá de la coyuntura, la historia nos señala lo evidente y lo constante. Por eso es importante, en nuestra opinión, recuperar la idea de la centralidad del vino en la ciudad.

Es importante recuperar el centro de Jerez, nuestro conjunto monumental histórico y artístico, los viejos barrios de San Lucas, San Mateo o San Juan; pero también conservar. Y no sólo aquellos monumentos individuales cuyo reconocimiento hace impensable su destrucción, también es necesario conservar el conjunto, para poder legarlo en las mejores condiciones posibles a las generaciones futuras.

OBJETIVOS DE NATURALEZA ECONÓMICA:

Pero la declaración de Bien de Interés Cultural al conjunto patrimonial "Jerez, ciudad del vino" no sólo persigue objetivos de naturaleza cultural. También supone una apuesta por un modelo de ciudad, por un modelo de desarrollo económico y social. Un modelo que tiene en cuenta el pasado a la hora de diseñar el futuro. Un modelo que pone su confianza en la potencialidad que aún poseen los recursos no suficientemente aprovechados de Jerez. Un modelo que apuesta por lo que tenemos, por lo que somos y hemos sido.

Ya se ha dicho anteriormente que la declaración de Bien de Interés Cultural conlleva un inmediato efecto promocional de los bienes afectados, que en nuestro caso afectaría a toda la ciudad. En este sentido, la propuesta beneficiaría fundamentalmente a dos sectores económicos -turismo e industria- que en nuestra ciudad afortunadamente no son compatibles y complementarios. Unir el sector más dinámico en la ciudad en estos momentos -ocio, turismo y cultura- con el más representativo -la industria agroalimentaria vitivinícola- es sin duda una buena idea.

Si la estratégica localización de nuestra ciudad, sus infraestructuras y sus recursos culturales -vino, flamenco, caballos, conjunto histórico, etc.- han sido los principales argumentos para establecer el sector turístico como un sector estratégico en nuestra ciudad, no cabe duda de que la marca "Jerez" lo conjuga todo con un añadido de calidad y autenticidad. La atracción de la marca "Jerez", y lo que evoca, sitúa a la ciudad en una excelente posición como destino turístico, tanto en el turismo de "negocios, incentivos y congresos" como el "turismo cultural", con tirón suficiente como para ser el eje de la oferta turística complementaria de la provincia de Cádiz y un lugar obligatorio en los itinerarios turísticos andaluces, especialmente los vinculados a Sevilla y a la Costa del Sol.

Pero la propuesta de declaración de Bien de Interés Cultural al conjunto "Jerez, ciudad del vino" pretende también contribuir a la recuperación de la industria vitivinícola. Y no sólo por el efecto promocional.

El desarrollo de una economía complementaria en las bodegas jerezanas vinculada al mundo del turismo no ha hecho más que comenzar. Su importancia económica ya se puso de manifiesto en el Plan Estratégico de Jerez elaborado por el Ayuntamiento Jerezano donde se dice que "es importante hacer esfuerzos en marketing para diferenciar los productos y crear una imagen de marca en el exterior. La realización de campañas publicitarias en los países de destino es una herramienta poderosa para tal fin. Sin embargo, dado su alto coste, las pequeñas bodegas de capital jerezano deberían centrar su atención en aprovechar la gran demanda generada por la presencia de turistas en la región andaluza. Es una oportunidad y una ventaja competitiva para estas empresas, que además les permitiría dar a conocer el producto a los extranjeros de ciertos países, como Francia, donde el Sherry no es conocido" (29).

Pero, siendo todo esto importante, no cabe duda de que la reactivación de la industria bodeguera en nuestra ciudad pasa por el reencuentro de las bodegas con la sociedad jerezana. A ese reencuentro también queremos colaborar con nuestra propuesta.



Pag Ant.png Pag Sig.png