Ojito

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

Portada
JUAN J. ROSA SÁNCHEZ

León para Jerez

Juan Rosa Sanchez Jerez.jpg


OJITO



En el Jerez de los años 40 ó 50 los niños de entre 2 y 4-5 años hacíamos un juego en el que poníamos, sin saberlo, a prueba nuestra velocidad de movimientos y de reacción y además nos divertíamos mucho. Lo he titulado ojito porque es la palabra que se repite durante todo el juego, pero la verdad es que no sé como se denomina. Pueden jugarlo dos personas o más: uno el sujeto agente y el otro u otros el (los) paciente (s). Los pacientes se colocaban a un lado de una mesa con las dos palmas apoyadas y el agente enfrente con su dedo índice cerca de uno de sus ojos.

El agente, mirando a los otros, decía: ojito, ojito, ojito… y cuando consideraba que uno estaba distraído lanzaba su mano a darle una palmada en la del otro mientras exclamaba ¡Ojito!

Los pacientes, con ojo avizor, miraban al agente intentando adivinar cuando iba a lanzar su mano o reaccionar antes de que les llegara para retirarla y hacer que el intento fracasase. Si ocurría así volvía a comenzar el juego, pero si golpeaba alguna de las manos, el dueño de ella pasaba a ser el agente.

Tanto si el ensayo era exitoso, como si no, se celebraba con grandes risas y aspavientos. Era muy divertido. Mis hermanos y yo, unas veces con nuestra madre, otras con nuestro padre y otras solos, lo practicábamos mucho y lo pasábamos muy bien.




Jerez 16.jpg
Herramientas personales
Ver para creer