Tomás de Morla y Pacheco

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

Volver a Portada
Volver a Jerezanos
Destacamos JerezSiempre.gif Destacamos
No olvide visitar
Tomás de Morla
Historia de Andalucia www.juntadeandalucia.es
Tomás Morla (Militar y escritor) nace en Jerez en 1748. Sus padres D. Tomás Morla, escribano, y Doña María Pacheco y Valle. Estudia en el Colegio de Santo Domingo en Jerez. La tradición militar de su familia le conduce en 1.764 a ingresar en la Academia de Artillería de Segovia donde se distingue en todas las artes militares obteniendo el grado de subteniente en 1765.


En 1780, siendo teniente de artillería participa en la campaña de Gibraltar distinguiéndose como militar de prestigio y reconocido valor formando parte en los dos grandes intentos, aunque desafortunados, de conquistar la plaza. Comandandando la batería flotante "Talla piedra" y dirigiendo una galería de mina construida a pie de Peñón llamada la Cueva de Levante. Tomás Morla resulta gravemente herido. Recuperando de sus heridas es comisionado para estudiar diversos Colegios militares de Europa y conocer así los adelantos de la época, siendo numerosos los comunicados y trabajos remitidos a nuestro pais fruto de los conocimientos adquiridos.

Boe 287 de Viernes 30 de Noviembre de 2001


Regresa a España desempeñando con acierto diversas comisiones hasta que en 1792 dirige la fundición de artillería de Barcelona lo que le permite poner en práctica y desarrollar los conocimientos adquiridos.

En 1793 comienzan las hostilidades con Francia y Morla se incorpora como Cuartel Maestre General al ejercito del Rosellón distinguiéndose en una primera étapa donde sus consejos dieron brillantes resultados. En un segunda fase estos fueron despreciados y el resultado fue desastroso.

Acabada la guerra pasa por distintas comisiones hasta ser elegido para forma parte de un grupo de generales encargados de reorganizar nuestro ejercito.

En 1.800 es nombrado gobernador de Cádiz y capitán general de Andalucía.

En 1808 ante la amenza del ejército francés crea el cuerpo de "Voluntarios Honrados de Cádiz" que le infrigirían la mayor derrota sufrida por los galos en la Batalla de Bailén.

Napoleón humillado por esta derrota amenaza en diciembre de este mismo año con arrasar Madrid, ante las intenciones del francés la Junta de Defensa cese el fuego y envie a Morla a parlamentar al cuartel general enemigo. Morla llega a la capital manisfestando la imposibilidad de la defensa a pesar del furor patriótico. Prepara la resistencia con la intención de obtener ventaja en las capitulaciones y evitar un triunfo violento del enemigo.

Comenzada la contienda y ante la inutlidad de la defensa se dirige al campo enemigo para entablar una capitulación. Napoleón recibe a Morla y he increpa al primer militar que en Cádiz y Bailén le había humillado. Morla se entrega como prisionero de guerra y ante la amenaza de pasar por las armas a todas las tropas si no deponen las armas, la inutilidad de su defensa y arrancar una honrosa capitulación se rinde.


El pueblo de Madrid llevado por un exaltado patriotismo y desconocedor de las consecuencias de las intenciones del enemigo tacha a Morla de cobarde. Un mes más tarde es destituido y retirado todos sus honores. Algunos autores contemporáneos consideraban que Morla capituló cuando las tropas españolas que debían socorrer a Madrid tenían ya sus avanzadas en la capital justificando el "afrancesamiento" del que se tachaba a Morla. Nada más lejos de la realidad como demostró el Manifiesto de las operaciones del ejército del centro impreso en Sevilla por general en Jefe en 1809 y que desmotraba que aquella ayuda no podía auxiliar a Madrid.

Morla cuya única idea es servir a su patria, se retira de la actividad pública muriendo olvidado en Madrid en Diciembre de 1.812.


OBRAS

Tratado de Artillería para el uso de Caballeros Cadetes del Real Cuerpo de Artillería (1784)

El Arte de fabricar pólvora (1800)

Reconocimiento de los Pirineos

Memoria sobre la nulidad de las fortificiaciones del Castillo de Figueras

Noticias de la constitución militar prusiana

Noticias de las piezas de artillería llamadas carronadas con planos figuras.



Bibliografía utilizada


El contenido de esta página sobre Jerezano está en fase de elaboración.

Pendiente:

Ciencia y milicia en el siglo XVIII. Tomás de Morla, artillero ilustrado Herrero Fernández - Quesada, Mª Dolores

Profesora de la Universidad Antonio de Nebrija y San Pablo CEU de Madrid

1992. 598 páginas. 24 X 17 cm. Rústica. P.V.P.: 15,63 84-606-0557-4

Estudio Morla.gif

Alcázar de Segovia. Sala Colegio de Artillería En sus vitrinas se exponen un busto en bronce de Tomás de Morla, alumno y profesor en el Alcázar.


Váyanse los franceses

en hora mala,

que Cádiz no se rinde,

ni sus murallas.


Con las bombas que tiran

los fanfarrones

hacen las gaditanas

tirabuzones.



En Cádiz una escuadra

la vimos entregar

a Morlá y Apodaca,

rendida en tierra y mar.

Rosilly, que era el jefe,

le llena de pesar

ver sobre su bandera

la nuestra tremolar.


Con las bombas que tira

el mariscal Soult

hacen las gaditanas

blondas de tul.


Murieron tres mil franceses

en la batalla del cerro,

pero han logrado en desquite

que una bomba mate a un perro.


Un diablo colorado

le dixo a otro azul:

la paciencia me falta

de esperar a Soult.

No os enfadéis más,

que presto Ballesteros

os lo enviará.


Ea, muchachas, bailad

y en Cádiz reine el placer,

que a los franceses aún

les estoy viendo correr:

y cuando cuenten allá

cómo les fue por aquí,

tenga la seguridad

de que los echan de allí.


Jesús, deme usté un ochavito!

¡... pa vestir a mi churumbelito!

¡Ay, Jesús, ay que risa me da

ver las bombas que nunca hacen na!

Herramientas personales
Ver para creer