Trompo y Poesía

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar

Volver a Portada
Volver a Jerezanos
JUAN J. ROSA SÁNCHEZ

León para Jerez

Juan Rosa Sanchez Jerez.jpg




TROMPO Y POESÍA



Hace unos años, concretamente en mayo de 2015, publiqué en este medio un artículo titulado “Trompo, peonza, perinola, trompa y poesía” hoy con el objetivo de completar la citada colaboración he recopilado otras poesías sobre el artefacto al que se le enrolla una cuerda y se lanza para que baile o golpee a un objeto (trompo, platillo, moneda…), se recoge con un movimiento hábil de la mano para que gire en su palma o la recorra dedo a dedo o para lanzarlo contra otro trompo u otros objetos y hay ¡quién da más!: lo lanza al aire hacia arriba y cuando por la acción de la gravedad desciende, lo recoge en la mano que sustituye al suelo como campo de aterrizaje.



EL TROMPO



“Ha llegado el invierno, contento yo me pongo

mi juguete preferido pondré a bailar.

No tiene muchos colores pero yo así lo quiero,

tallado con empeño por las manos del abuelo.

La tierra húmeda será propicia

y bailará con pericia,

lo vestiré con largo cordel

para desvestirlo de prisa

que gire y gire como carrusel,

subirá a mi mano, dibujando sonrisas;

¡ay! cosquillitas siento al moverse lento.”

(Mirna Lissett Carranza)




EL TROMPO



“Vestir el trompo con

delgado hilo

y en un envión

desvestirlo

esbelta bailarina

de lisas caderas

danzando libre

en un solo tacón.”

(Rubén Darío Lotero)




EL TROMPO AZUL



“Yo tuve un trompo azul que fue mi hermano,

lejano saltarín de piedras viejas,

por la zurda del barrio a contramano

y en calles de portones y de rejas.


La punta de su acero fue una estrella,

ninguno en la querella fue mejor,

y en cambio, dormilón, en manos de ella,

se dio a soñar, temblándole el amor.


¡Mi trompo juguetón!

La poesía

del grillo del zanjón

le diera un día

perfil de corazón

y el hilo de un violín

sin fin

aquel cordón.


Mas la tierra girando alucinada,

como un trompo gigante de la nada,

me traicionó, llevándose al confín,

la esquina del jazmín,

la luna y tu mirada.


Mi soledad

manchada de verdín,

regresa sin piedad

a la ciudad

de barro y adoquín.”

(Carmen Sabes)




FRAGMENTO




“La vida empieza en lágrimas y caca

luego viene la mu con mama y coco

siguense las viruelas, baba y moco,

y luego llega el trompo y la matraca”

[…]


(Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645)



MI TROMPO




“Un trompo que zumba y baila,

que gira, zumba y retumba;

así es que baila mi trompo

cuando suelto la cabuya*.


Sobre su púa de acero,

acróbata y caballero,

va presuntuoso bailando

con su zum zum picotero.


Zumba y retumba su rumba

vuelta y vuelta va girando,

como loco gira y zumba

y yo, ¡contento mirando!”

(Andrés Díaz Marrero)


- Cabuya. “P. Rico. zumbel (‖ cuerda que se arrolla al peón).” (DRAE, Edición del Tricentenario).




NIÑO Y TROMPO




“Cada vez que lo lanza

cae, justo,

en el centro del mundo”

(Octavio Paz)


Muchachos peonza 2.jpg



TROMPO



“El trompo que gira músicas menores

movido, sin tregua, por tenue cordón,

el trompo de siete colores

¿no es un corazón?”

(Bernardo Ortiz de Montellano)




TROMPO




“Tengo ahora un trompo

y juego con él antes de dormir

cuando es de noche y la calle duerme

mi trompo gira y gira, sólo para mí.


Es el que perdí hace tantos años

el mismo que girando, volvió a mí

y ahora jugamos cada noche

bajo aquella sombra sin fin.


A veces –travieso-

se escapa mientras duermo

y juega tanto, tanto

que el cielo estrellado acaba revuelto

-incansable-

lo encuentro jugando con el tiempo

el mismo que nos ha perdonado

aquel que no le deja morir.”

(Ortiz Ávalos)


Muchachos peonza Jose del Castillo.jpg



TROMPO




“Lanzado por un cintillo

Cayó del cielo serrano

El iris como un ovillo

Para bailar en mi mano.

Y el trompo suelta collares

De notas y de rumores,

Las notas se hacen colores

Y los colores, cantares.

Es un clarísimo prisma

Y un remolino que ronda

Como una canción redonda

Que gira sobre sí misma.

Y por un solo segundo

Yo soy un dios soberano

Que hace bailar en su mano

El trompo inmenso del mundo.”

(Oscar Alfaro)




TROMPO DE COLORES




“Tengo un trompo de colores

azul, rojo y amarillo

no hay otro que baile más

ni de vueltas como el mío.


Tiene un sombrerito verde

y un zapato carmesí,

el otro no se lo mira

porque yo se lo escondí.


Los brazos se le cayeron

de tanto y tanto girar,

pero le nacen alitas

cuando se pone a bailar.


Escondido no sé dónde

tiene un sonoro violín

y lo toca dando vueltas

en su pie de bailarín.


También canta baila

porque tiene corazón,

corazoncito de alambre

que se le vuelve canción.”

(David ¿Peuró?)



Muchachos peonza 3.jpg



TROMPO DE SIETE COLORES




“Trompo de siete colores

Que en la acera de mi casa

Para que gocen los niños

Bailabas en las mañanas.

Trompo de siete colores

Con tu lata despintada,

Sin saberlo parecías

Una pequeña gitana.


¡Trompo de siete colores

Me acuerdo cuando bailabas!


Los niños formaban rueda,

Mejor dicho, te abrían cancha.

Y era de ver el donaire

Hecho canción en tu danza.

Tus colores eran uno

Y eran una las miradas

Que tú, de poquito a poco,

Sin querer las enrollabas.


¡Trompo de siete colores

Me acuerdo cuando bailabas!

Tu música era de grillo

En la calle desolada.

Tu música por la noche

Hacía dormir a la infancia.


Trompo de siete colores

Hoy solo eres una lata

Que los niños han tirado

En un rincón de la casa.


Se rompió un día tu cuerda.

Cuando más lindo bailabas,

Dudaste un segundo y luego

Tu púa escribió palabras

De despedida en la acera,

Y se llevó la mañana

Tu música para siempre.

Los niños que te miraban

Los niños no comprendieron

Que te quedabas sin alma…


Trompo de siete colores,

Trompo de estampa gitana,

Los grillos todas las noches

Te están regalando su alma,

Trompo de siete colores

En el rincón de la casa.


¡Trompo de siete colores,

Te está llorando mi infancia!

(Manuel J. Castilla)


Y para terminar un aleluya del s. XIX

“El peón, bien entendido,

es un juego divertido.”


León para Jerez, Agosto de 2017





Jerez 33.jpg
Herramientas personales
Ver para creer